Hasta aquí llegaste Quique

En el post anterior mencionaba que uno de los actos solidarios de estos últimos días lo realizaba la asociación El Convento de La Bañeza para recaudar fondos para el pequeño Quique, un niño de 4 años, natural de esta localidad, que después de una supuesta, aunque no demostrada, negligencia médica al nacer quedó en estado semivegetativo, con una grave parálisis cerebral. (La historia completa la pueden leer en la entrada del día 26 de abril).

La maldita casualidad ha hecho que el mismo día que se organizaba este acto el pequeño fallecía en el hospital de León, con un estado de parálisis muy avanzado.

El tanatorio de la Cruz en La Bañeza era un hervidero el domingo a última hora, con cientos de vecinos que no quisieron dejar de despedirse del pequeño. Desde la asociación el Convento se comunicó que el dinero recaudado en el rastrillo, y de acuerdo con los padres del niño fallecido, iba a servir para comprar  flores para el funeral, como así fue. La iglesia de El Salvador acogió este lunes el multitudinario entierro desde las 17.30 horas.

Llega el momento, una vez que Quique descansa en paz, lejos de su no vida y su sufrimiento continuo (y el de su familia), de hacer balance de lo que se podía haber hecho y no se hizo, empezando por lo más inmediato, como fue ese rastrillo solidario en su favor. 240 euros después de tres días de mercadillo. Eso fue todo lo que El Convento sacó. Algo que habla muy poco de ese espíritu solidario que según el que suscribe había vuelto a renacer en los últimos tiempos. De ello se quejaron amargamente desde la entidad que organizó la colecta, con una frase tan lapidaria como cierta dicha por su portavoz, Marina Bernardo, a Onda Cero. “Arrieros somos, y en el camino nos encontraremos”.

Tuvo la madre del niño, Pamela Santos, que acudir a los platós de televisión (alguno que solo hace carne de este tipo de tragedias como el de Sálvame de Telecinco) radios y periódicos para que la maquinaria de ayuda comenzara a funcionar. ¿Dónde estaban los servicios sociales antes de este llamamiento? No estaban ni se les esperaba. Gracias a los medios el Ayuntamiento, Cruz Roja y algunas empresas y entidades privadas se consiguió mejorar la calidad de vida del pequeño, cuyos padres no tenían para el traslado diario a León. Incluso una abogada de la capital se había interesado por el caso. Esto fue en abril. ¿Qué pasó en los cuatro años anteriores? Una buena pregunta para todos.

Una vida quebrada con tan solo 4 años, aunque muchos nos preguntamos si el pequeño Quique tenía vida o no. Desde luego lo que ahora tiene, al menos, es paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s