Hasta aquí llegaste, Meneses

El periodista Ramón Lobo escribía en su twitter hace unas horas que cuando se muere alguien como Enrique Meneses le queda la sensación de haberse olvidado de quererlo todos los días. Una definición perfecta cuyo sentimiento comparto al cien por cien en este día triste, donde uno de los grandes observadores y narradores del siglo XX nos ha dejado para siempre. Quizás no se haya ido, como también comentaba otro periodista, David Jiménez, sino a tomar fotos al más allá. Algo que dada su condición no descartaría en absoluto.

No quiero contarles la vida de este fotoperiodista porque hay una autobiografía sublime que nadie se debe perder. Se llama ‘Hasta aquí hemos llegado’ y en ella es el propio Meneses el que desgrana su larga trayectoria profesional y vital, que lo ha llevado por todos los rincones del Mundo donde se cocía algo (algo interesante, no la entrega del balón de oro). Este libro, que más bien parece una novela de aventuras, logra tres objetivos: cuenta la historia del siglo XX, narra la profesión de reportero como nunca se había visto en la carne de uno de los mejores y entretiene, entretiene muchísimo. Y es que la realidad supera la ficción en muchas ocasiones, esta es una de ellas.

No recuerdo cuando conocí a Enrique Meneses, seguramente él me conoció a mi primero, ya que su pareja durante 25 años, Annick Duval, es íntima amiga de mi madre desde que eran unas pipiolas que vivían, y disfrutaban, el Madrid de los años 60. Escucho la historia de la estancia de Meneses en Sierra Maestra con Fidel Castro desde siempre. Desde luego con 12 ó 13 años no era consciente de que estaba delante de un tipo que había convivido con el Ché Guevara y Fidel Castro, que había escuchado a Martin Luther King en la Marcha sobre Washington o que había cubierto mil y una guerras. Porque eran esas y mil historias más las que nos contaba Enrique con un cigarrillo y un vaso de wiskie.

Por cierto, un interesante paréntesis, el periodista madrileño, y gracias a la amistad de mi madre con Annick, su pareja, también conoció Astorga y la Maragatería en varios viajes que realizó. Pero no solo eso. En el año 86 u 87 Enrique dirigía una publicación llamada ‘Los Aventureros’ que se dedicaba a hacer reportajes de viajes y a recorrer zonas con especial interés, en España y también en el resto del mundo. Pues uno de ellos fue en Maragatería. Y recuerdo vagamente ir en su Land Rover recorriendo las poblaciones más importantes de la comarca. Asesorado por José Manuel Sutil, Meneses realizó un verdadero reportaje histórico y sociológico de la zona maragata, que como digo quedó plasmado en dicha revista.

Recuerdo con agrado cómo me corregía todos y cada uno de los escritos que le enviaba cuando empecé con esto de juntar letras con 17 ó 18 años. Email para Madrid con artículos sobre cine, cuentos, relatos, guiones. Horas después ya tenía la contestación. Enrique era claro, me corregía la forma, el modo, el contenido incluso, pero también me daba un tirón de orejas si cometía alguna falta ortográfica. Y es que todavía recuerdo como me enseñó a diferenciar los distintos ‘por que’ con un truco sencillo que voy a reservar para mí, como un tesoro.

Sé que se llevó una buena alegría cuando empecé a trabajar en Punto Radio, hace 7 años. Tanto que mandó un email a Annick y los hijos de ella, Ricardo y Ana Isabel, cuyo título era ‘Alvarito Periodista !!!!!’ Enrique siempre me aconsejó que intentara aprender a hacer de todo en este oficio. Si podía producir un programa de radio, escribir una columna para prensa y además tirar fotos con soltura iba a tener más posibilidades de hacerme un hueco en él.

Meneses se supo adaptar como nadie a esto de las nuevas tecnologías. Se describe bien este proceso en el documental ‘Oxigeno para vivir. De la generación Magnum al periodismo 2.0’, realizado hace un par de años. Enrique se convirtió en un bloguero contrastado y en su página web, enriquemeneses.com, siguió escribiendo hasta hace poco más de un mes. Todavía pueden verla. No se la pierdan, dejó muchas perlas sobre lo que está ocurriendo en estos momentos en España y el Mundo.

Este periodista desde luego no ha sido todo lo bien tratado que merecía. Un hombre que tendría que dar clases en la Universidad, escribir en los mejores periódicos, vivir con holgura. Nada de eso ha ocurrido. Solo en los últimos tiempos y gracias a una serie de personas la obra de Meneses ha salido a la luz y ha obtenido cierto reconocimiento. De hecho muchos jóvenes (y no tan jóvenes) periodistas no saben quién era Enrique Meneses, y eso es muy triste. El primer día en cualquier escuela de periodismo se debería citar su nombre, contar su vida y lo que aportó al periodismo, algo que tampoco ocurre… y así nos va.

Querido Enrique, donde quiera que estés, ilumina un poco este mundo de soplagaitas y escribanos de salón y televisión, de pelotas y chupatintas, de rosas y amarillos. Ilumina un poco para que no tengamos que ver como Ramón Lobo es despedido, ver como Rosa María Calaf es repudiada. Amigos tuyos, al igual que otros grandes que sobreviven como Manu Leguineche o Gervasio Sánchez y que a buen seguro te están llorando. Otros no tan conocidos y mucho peores también te lloran y te añoran, y prometen, así lo escribo, no olvidar querer a quién lo merece todos los días.

E. Menese

Anuncios

2 pensamientos en “Hasta aquí llegaste, Meneses

  1. Gracias, Alvaro, por este post tan sentido. Enrique te quería de verdad y estaba muy orgulloso de como te sabías desenvolver. Un beso. Annick

  2. Pingback: Meneses vuelve a Astorga | El Antojano de Álvaro F. Sutil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s