Proyecto Lyda. Soñando auditorios, bajando en ascensor

Desconozco si el ex alcalde de Astorga, el señor Alonso Perandones, soñó con el centro Lyda en alguna noche de verano. Imagino que sí. En una noche de verano, de otoño, de invierno… un majestuoso proyecto que iba a convertir la ciudad maragata en referente de toda la provincia y comunidad autónoma en espacios y emplazamientos culturales.

A estas alturas dudo que haya alguien que desconozca qué es y en qué consiste, o consistía, dicho plan. Se lo resumo. Hace más de dos décadas que el regidor socialista (no sé si en una noche de estío paseando por la muralla) ideó un gran proyecto para la ampliación de la biblioteca pública y la construcción anexa de un auditorio, amén de una sala de muestras que pudiera tener también un uso multidisciplinar, como sala de congresos o para otras actuaciones menores. Además, se incorporó años más tarde a este anhelo la restauración y puesta en funcionamiento del teatro Gullón, idea que comenzó con la compra de este recinto cultural por parte del Consistorio.

Todo por el módico precio de 7 u 8 millones de euros. Un proyecto que tuvo mil y una ideas y que finalmente, a finales de la década pasada, quedó diseñado. La cuestión estaba en saber si la ciudad necesitaba todo este espacio cultural, si lo iba a poder mantener, y si lo iba a poder llenar de contenido, más teniendo en cuenta la ampliación del Lyda al teatro Gullón, que como digo también se iba a beneficiar.

Todavía recuerdo la visita del entonces presidente del gobierno, Rodríguez Zapatero, en mayo de 2009 a Astorga. En un salón de plenos lleno, y ante muchos medios que nos encontrábamos allí, comprometió su ayuda al Lyda, señalando que tenía “mi total respaldo”, apuntó. Y efectivamente así fue. En octubre de 2010 los Presupuestos Generales del Estado contemplaban una aportación del Ministerio de Vivienda de dos millones en el 2011 para el inicio de la remodelación del teatro, así como otra de 97.000 euros destinada en el 2010 a la redacción del proyecto de ejecución para esta primera fase. Los presupuestos preveían otra inversión de dos millones en el 2012. Pero además los presupuestos del 2011 planteaban destinar al centro Lyda un millón más en el 2013 y otro millón y medio para 2014. Esas eran las cuentas de Zapatero. Unas cuentas que, evidentemente, ahora no salen.

¿Y qué ha quedado de todo esto? Pues un ascensor. Siendo justos, nos queda también el teatro, o al menos eso espero, que terminen las obras ya iniciadas. Un teatro que empezó con un coste programado de algo más de dos millones y se ha disparado a los cuatro. Una obra que comenzó antes de que el nuevo gobierno llegara con la tijera de podar. Y ahora, habrán pensado, ya que empezamos, lo terminamos (aunque a un ritmo tedioso) y nos ponemos la medalla.

Pero insisto, del plan Lyda original, de lo que un día vio claro en su mente el bueno de Juanjo Perandones, solo queda un ascensor. Del centro de congresos, del auditorio, de la mejora y ampliación de la actual biblioteca, incluso de la urbanización y puesta en valor de toda la zona, restos romanos incluidos…solo queda un ascensor, el que han colocado para que las personas con movilidad reducida puedan subir al recinto municipal, y que con gran solera inauguraron esta semana los responsables municipales. Menos de 30.000 euros de gasto. Y es que la realidad ha bajado de golpe el sueño del Lyda, eso sí, no nos quejemos… lo ha bajado en ascensor.
1754b1_6539aa4c9fa5bbd8f44cf15510af4d10_jpg_srz_400_400_75_22_0_50_1_20_0
img_3601

Anuncios

2 pensamientos en “Proyecto Lyda. Soñando auditorios, bajando en ascensor

  1. En realidad ninguna falta hace un auditorio teniendo el teatro gullón,y mucho menos un edificio de salas de exposiciones teniendo las dos salas de exposiciones de la biblioteca,la capilla de san Esteban,y la casa Panero rehabilitada y muerta de risa.Creo que,más que construir nuevos edificios,hay que optimizar los ya existentes.
    Por otro lado,no veo nada malo en la biblioteca municipal,y más tras las mejoras de bajo coste llevadas a cabo el pasado año.Desde luego no tiene nada que envidiar a otras bibliotecas que conozco,y sería un auténtico disparate derribar el edificio del antiguo hospicio,del s XIX,en que se asienta,para construir en su lugar un mamotreto nuevo y sin ningún interés
    En definitiva,si algo bueno ha traído la crisis,que lo dudo,es precisamente el hecho de haber parado ese desaguisado,espero que para siempre

  2. Lo que en mi opinión sí sería necesario,a efectos de preservar los restos arqueológicos,es cubrir las ruinas de la parte del foro descubiertas hace años en frente de la biblioteca,en una operación similar a lo que se hizo en la plaza romana con parte de la casa que se encontró a los pies del convento de los redentoristas,aunque éso sí,con un poquito más de gusto.Y sinceramente,para proteger esas excavaciones tampoco hace falta construir auditorios por duplicado y salas innecesarias,habida cuenta el patrimonio existente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s