Astorga y La Bañeza: una relación necesaria (a pesar de los políticos)

Pocos dichos son más ciertos que aquel que apunta “la unión hace la fuerza”. Un refrán que gana peso en estos tiempos de crisis. Una buena frase que solo logra su objetivo si se aplica lo que dice, obviamente.

La provincia de León está sufriendo una importante recesión en varios ámbitos. La consabida económica y otra igual de preocupante, o más: la demográfica. La Junta de Castilla y León prepara desde hace tiempo un plan de ordenación del territorio que prevé agrupar municipios y hacer desaparecer entidades locales menores como tal. Opiniones hay para todos los gustos. Una importante corriente apuesta por la conservación de las juntas vecinales; aunque no son pocos los que opinan que es insostenible una provincia con un tercio de los municipios de España. Muchos pueblos, pocos habitantes, pero la necesidad de dar servicio a todos y cada uno de ellos. Imposible llegar a todos, imposible con las arcas vacías.

Quizá algunos pueblos no tengan la oportunidad de enfocar esta realidad de una manera exitosa, pero otros lugares sí. Y una solución debería ser esa unión de la que hablaba al principio. Unión en objetivos, en posturas, en prioridades. No hace falta convertir dos pueblos en uno con documento por medio. Hace falta dinamizar la relación, hacerla productiva.

Imagino que más de un lector sabrá a estas alturas que hablo de La Bañeza y Astorga; de Astorga y La Bañeza. Tanto monta, monta tanto. Y habrá más lugares con similares opciones, incluso dentro de la provincia, pero sangrante me parece este, que además me toca de cerca.

Astorga y La Bañeza se encuentran unidas por una carretera nacional y una autovía, por la que se conectan en apenas 15 minutos (21 kilómetros). Son dos poblaciones que rondan los 12.000 habitantes (12.000 Astorga, 11.000 La Bañeza aproximadamente según el último censo) y algo muy importante, ambas tienen importantes comarcas a su alrededor. Sobre todo La Bañeza, cuyas zonas aledañas guardan mucha actividad agraria (Páramo). Incluso una comarca que comparten y que sí demuestra su unión: el Órbigo.
Dos localidades y sus comarcas que pueden llegar con facilidad en su conjunto a los 30.000 habitantes. Dicho esto, puestos los datos encima de la mesa, llama la atención lo poco relacionadas, institucional y políticamente hablando, que están ambas poblaciones.

La rivalidad entre ambos pueblos viene de tiempos lejanos, una rivalidad como miles de ellas en este santo país. Una España que se pega con el que tiene al lado pero se hermana con otro que está a miles de kilómetros. Una rivalidad que desde hace algunos años han, hemos, dejado de lado muchos que hemos visto la oportunidad de labrar un futuro en la ciudad vecina.

Militares, guardias civiles, empleados de banca, camareros, funcionarios, empleados de comercios, empresarios, repartidores, autónomos, agricultores incluso, algún que otro periodista también… decenas de personas cruzan cada día esos 20 kilómetros de autovía y acercan económicamente ambos pueblos.

A todos esos trabajadores, currantes, no les importa la rivalidad, el Dulma Astorga y el Hotachy La Bañeza, el que en un sitio se rece y en otro se salga de fiesta, el barrio de abajo o el pueblo de al lado… en esta época se mira hacia el futuro, y se dejan las tonterías a un lado. Muchos industriales y empresarios, empleados o pequeños autónomos de ambas localidades, han visto la posibilidad de expandir su actividad en los dos sentidos. Quieren y quieren seguir queriendo explotar el hecho de poder trabajar en dos poblaciones ‘amplias’ que están muy cercanas y perfectamente conectadas. Ellos mantienen la relación comercial y social entre ambas ciudades. Ellos amplían el tejido. Son los que dinamizan. Son los que unen para ser más fuertes.

Lástima, y aquí llega lo malo, que no acompañen los políticos, que parece que siempre van un paso por detrás de la gente. Tanto los unos como los otros (siendo desde hace muchos años del mismo partido) poco han hecho para unir sus fuerzas. Y es que ni en asuntos como el parque comarcal de bomberos, con todas las posturas en común, han servido para ver a los respectivos regidores juntos dando una rueda de prensa.

En materia de turismo también podrían realizarse muchas actividades conjuntas que no se hacen. ¿Por qué Astorga no se puede aprovechar del campeonato de velocidad de La Bañeza? (que de facto si lo hace aunque no por obra y gracia de los ayuntamientos). ¿Por qué La Bañeza no puede aprovecharse de las fiestas de Astures y Romanos? Por ejemplo.

¿Por qué demonios no intentan que las actividades programadas por unos y otros no coincidan en el calendario para que podamos todos disfrutarlas si así nos apetece? Que no digo que lo hagan a sabiendas, ninguna prueba tengo, pero está claro que no hacen nada para remediarlo.

Ofertas de actividades conjuntas, rutas, gastronomía, que cada lugar pueda nutrirse del otro en la medida de lo posible. O aunque solo sea para pedir, ¡por Dios! Imaginen ustedes a los dos representantes de ambos municipios clamando juntos por el parque de bomberos, el CTR, el hospital comarcal, el circuito de velocidad. Sería una unión fuerte que aportaría mucho más de lo que restaría. Y no por ello se deja a un lado la identidad de cada villa, su idiosincrasia.

Desde luego no se arregla ni se mejora la relación hablando mal desde el balcón de un Consistorio, o desde el otro… diciendo lo mal que lo hacen siempre unos u otros.
Hablen, unifiquen posturas, programen encuentros, dinamicen la relación. Vamos a demostrar desde el sur de la provincia que queremos estar juntos, y que no queremos morir en el intento de labrar un futuro aquí. Y que los chascarrillos no falten, por supuesto, pero a la hora de llevar los garbanzos, y las alubias, al plato, estemos todos juntos. Esa unión que han demostrado los currantes, que la demuestren también los políticos. Eso, o podemos reírnos mientras la casa del otro se cae, sin querer ver que la nuestra está aún peor.

Anuncios

Un pensamiento en “Astorga y La Bañeza: una relación necesaria (a pesar de los políticos)

  1. Ahh, políticos… Divino tesoro de las cloacas.
    Si en lugar de estar todo el día mirando si su chiringuito es más o mejor que el de al lado, uniesen sus fuerzas; si en lugar de moverse únicamente por réditos electorales lo hiciesen por el bién común de aquellos a los que gobiernan; si en lugar de estudiar cómo hichar sus bolsillos mirasen por el modo de mejorar las economías locales….
    Si. Lo sé. Por desgracia no vivimos en el país “del chupa-chups y la piruleta”. Vivimos en el país de los chupa-euros y los piruleros….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s