El Halloween maragato

Hace poco leía un artículo en internet, que a decir verdad no comprobé, sobre Halloween. En él se afirmaba que realmente esta fiesta tenía sus orígenes en la cristiandad, unos orígenes católicos y no paganos como popularmente se conoce. Una fiesta exportada desde la Europa más recalcitrante hacía Norteamérica, y vuelta a importar de manera lúdico festiva hace unos cuantos años. En España prácticamente se asienta dicha fiesta en las nuevas generaciones como algo natural, algo propio del 31 de octubre, sin contemplar otra posibilidad. Un artículo en definitiva, en el que el autor se intentaba auto justificar por el hecho de realizar dicha celebración y no la que se conoce como ‘Los Santos’.

Yo no sé si Halloween tiene orígenes celtas, como hasta ahora parece, o cristianos, católicos o incluso romanos, lo que sé es que de cómo se pudo ir a cómo ha vuelto hay un mundo. Veo en los colegios a los más pequeños suspirar por sus calabazas con ojos y velas en su interior, escucho la frase de “truco o trato” adueñándose cada vez más de las nuevas generaciones. Veo como padres y profesores inculcan el lado más anglosajón del evento. Y me da pena, lo respeto, pero me da pena. Y me pregunto por qué estando en un país y en un continente que ha escrito todos y cada uno de los pasos dados por el hombre en la historia, con tradiciones que se remontan siglos atrás, y que sobre todo son parte de nuestros antepasados, tenemos que traer una costumbre, o tenemos que hacer que regrese una costumbre que nunca tuvimos, al menos en esta parte de Europa.

Y me duele que nadie se preocupe por contarles a quienes nos han de relevar que en este país, en esta provincia, en esta comarca, había otras formas de honrar a los difuntos. En este punto creo que la palabra a recuperar es ‘conmemoración’, y no ‘festejo’.

En la comarca maragata (y a buen seguro en más lugares) la noche del uno al dos de noviembre se denominada ‘noche de ánimas’. Una noche especial, donde se iban los santos para que llegaran los difuntos, que son a quienes realmente recordamos. La tradición cuenta que durante todos los viernes del mes de noviembre un pequeño cortejo iba casa por casa, entonando un cántico, pidiendo dinero (no chucherías) para las benditas ánimas. Y esa comitiva, compuesta por los miembros de una misma familia, de un mismo hogar, cambiaba cada semana. E imagínense ustedes, en lo más profundo de Maragatería, en esos pueblos yermos, fríos y oscuros de la noche otoñal, oír cantar: “Como tú te ves, me vi; como tú me ves, te verás”. Un claro, simple y llano mensaje del ‘otro lado’. Una realidad irrefutable brindada por los difuntos. Una advertencia que se cumple más allá de ciencia y religión. Les repito: “Como tú te ves, me vi; como tú me ves, te verás”. Una frase que ha quedado inmortalizada en los arcos de muchas puertas de cementerios. El de Santiagomillas sin ir más lejos. Y a buen seguro que más de un maragato cerraba puertas y ventanas, ojos y almas, para no escuchar el paso del siniestro séquito, que pedía las monedas diciendo: “una limosna hermano para las benditas ánimas del purgatorio”. A lo que contestaban: “que las bien dichosas te lo paguen”. La ‘novena de ánimas’ se convertía ese mes en uno de los actos religiosos más importantes del año, donde no faltaba nadie, y en cuyos cánticos y rezos se observa muy bien el espíritu que reinaba durante aquellos días por estos pueblos nuestros.

Como ven los maragatos tenían, de todos es sabido, una relación especial con los muertos, de respeto, de veneración y un poco de miedo. En definitiva tenían su propio Halloween, que, recuerden la palabra, conmemoraban todo un mes. Sinceramente creo que esta costumbre se debería, al menos, seguir transmitiendo.

¿Y qué nos queda?
Calabazas tontas, telarañas de algodón, disfraces ridículos, fiestas de cartón.
Y de lo que enseñan los abuelos ni un recuerdo, ningún filón.
Lo tiramos por la borda, como una maldición.
¿Qué pensará el Tenorio de todo este follón?
El arde en los infiernos, riéndose con dicha canción.
Como siempre me duele España, un país que olvida lo suyo, olvida lo bueno,
coge lo malo, coge lo ajeno.

Anuncios

2 pensamientos en “El Halloween maragato

  1. “Caminante que vas de jornada
    detente y medita en esta morada,
    párate y mira lo que ves.
    Lo que tú eres yo fui,
    lo que yo soy serás.
    Como te ves me vi,
    como te ves me verás.
    El fin del cuerpo ahí lo veis,
    y el del alma cual obréis.”

  2. Caminante que vas de jornada
    detente y medita en esta morada,
    párate y mira lo que ves.
    Lo que tú eres yo fui,
    lo que yo soy serás.
    Como te ves me vi,
    como te ves me verás.
    El fin del cuerpo ahí lo veis,
    y el del alma cual lo obréis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s