Soledad del alma mía

El papón mirando al cielo, el papón, que mareo
De semanas pasionales se habla, de pasiones semanales se calla
Procesiones, santos, potajes y judíos, todos ellos al fin, en el barrio al que miro
Las cofradías se preparan, muchas se engañan, este año tampoco, el tiempo está loco
Pero el agua debía respetar, muchos actos al menos, mi querida Soledad
Ese paso firme, que llora sobre el asfalto, que dice aquí me muero, que dice aquí te mato
Toda de negro, toda de luto, la Soledad del barrio, es la del judío
Una solemne danza, debajo de cien toreros, que lidian con la emoción, que lidian con el acero
En medio una salve, al final un manteo, venga que ya se guarda, la virgen, y los toreros
Y de envidia mueren algunos, de ver ese color negro, ellos llevan otros, pero no la Soledad, quizás a San Pedro
Semana de limonadas, peladas, y alguna que otra sentada
Semana de recogimiento, dicen, no desde el crucero, que todos queremos festejo, solo, o con certeros bebercios.
Tiene la gracia María, tiene el dolor por secreto, de ver morir a un hijo, de eso saben a cientos
Los tambores resuenan, entre los Sitios y Panero, llega la más gloriosa, al templo de los templos
Y cuando el silencio embarga, ya seas cristiano o ateo, un aura recorre los cuerpos de todos por entero
Ahí viene María, ahí viene sufriendo, sobre ese trono de plata, con cientos de recovecos
Y desde el mantón al palio, pasando por el rosario, cruza la daga María, la cruza a diario
¿Qué vamos a hacer el resto, salvo ver ese calvario? Nos queda el consuelo quizás, de la belleza y ornato
Y ver el transitar de gente, que sube desde el barrio, un pueblo que acompaña, no se conforma al rato
Las cosas bien hechas, dicen, al menos en este trato. Yo te saco por las calles, Tú me guías los pasos
Y la noche lo envuelve todo, la sombra de lo macabro, una vela es lo que queda, y la llama pa’ iluminarlo
Y en estos tiempos tristes, donde las penas recorren sudarios, no está demás fijarse en la Madre de los desamparados
Aunque solo sea un ratito, aunque la fe esté de vacío, disfruta de lo pequeño, disfruta de lo bonito
Una talla querida, que sin querer queriendo, la quieres ver en la calle, la quieres ver saliendo
Y si la lluvia anochece, y espera a que salga al tiempo, no te extrañe amigo mío, se conjuran los elementos
Acércate al cabildo, al son tamboritero, desempaña el alma y mira, el corazón del mundo entero.
Lo tiene ella en su mano, quieta al momento, de recoger tanta desgracia que asola al heredero
Soledad tu que conoces, todo el sufrimiento, acuérdate de estos hijos que te pasean con esmero.
Y no quiero acabar la rima, con un pensamiento feo, Tú sal y ya veremos, como arreglamos esto
Con alguna limonada al cuerpo, ten por seguro Madre, que en León encauzamos, los problemas al viento.
Soledad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s