No sólo de sequías vive la Virgen

Oiga Pérez, pues si usted me da a elegir prefiero mil veces antes la romería que acompaña a la Virgen del Castro que la que se monta en el Rocío. Y no es pasión leonesa, que también; es saber distinguir lo popular, lo folclórico, lo devoto, del fanatismo. Y es que sinceramente, la peregrinación rociera me parece un poco fanática. Como en todo lo andaluz, la pasión se lleva al extremo. La romería sosegada, de unión de las comarcas, de los pueblos, el espectáculo de los pendones, algo difícilmente igualable, la convivencia, la música y el baile… me quedo con todos estos matices que hacen de la marcha leonesa un acto de singular belleza.

A diferencia de otras veces, en esta ocasión la Virgen del Castro no viene solicitada por los procuradores de la tierra debido a la sequía. Viene para ser coronada (canónicamente además) después de varios años en donde la talla ha tenido una corona prestada por la diócesis astorgana, después del robo de la joya que la ciudad de La Bañeza le había regalado. Un acto en el que participarán un buen numero de obispos así como representaciones civiles y militares de toda la comarca.

¿Es esta la única vez que la Virgen sale sin que el motivo sea la sequía en los campos? La respuesta es no. La fe mueve montañas y la gente acude a ella para pedir cuando ya poco se puede esperar. El archivero e historiador José Manuel Sutil desgranaba en su trabajo sobre la Romería del Castro muchísimos detalles de la historia de la venida de la talla a la Seo astorgana, una historia popular que merece ser contada.

Del siglo V, cuando regía por estas tierras el obispo Toribio, hasta nuestros días las peregrinaciones han sido muchas, aunque bien datadas y documentadas nos las encontramos realmente a partir del siglo XX. Antes hay fechadas tres venidas. En el siglo XVI (1571), la talla fue a la capital maragata a petición del Rey Felipe II (ni más ni menos) para pedir el triunfo en la Batalla de Lepanto. No salió mal la cosa frente a los turcos, pero la historia también nos cuenta que la diosa Fortuna tuvo algo que ver ahí; también es cierto que los más devotos pueden acuñar esa suerte a la intervención divina. En el s. XVIII, no constan exactamente las fechas por quemarse el Archivo Capitular, pero si hay referencias a que acudió dos veces para pedir el cese de la peste. Y la peste sucumbió. Las ratas volvieron al mar (alguna que otra quedó, y no se va).

Ya en el siglo XX, de las 27 veces que la Virgen salió del santuario, cuatro de ellas fueron por asuntos que nada tenían que ver con la sequía. Tenemos datos de la peregrinación del año 1939, cuyo motivo fue el agradecimiento a Nuestra Señora del Castro por el fin de la Guerra Civil. En el año 1954, por ejemplo, estuvo la Virgen en la Catedral asturicense por ser Año Mariano. En 1974 salió no por Año Mariano sino por Año Santo; volviendo a salir en 1988 por el mismo motivo. Quizás esos años había agua abundante y muchas ganas de paseo, con todos los respetos. Lo curioso de ese año es que no fueron los procuradores de la tierra los que solicitaron el evento, sino los sacerdotes de los diez arciprestazgos sobre los que se extiende el patronazgo de la Virgen. Algo que no había sucedido. Otra anécdota que tiene interés sobre este asunto es que no siempre la talla ha salido hacia Astorga. Al menos que conste, dos son las veces que ha tomado dirección contraria y ha terminado en La Bañeza.

Está claro que independientemente del valor religioso y profético de la peregrinación, que lo tiene y es respetable, esta constituye un acto de unión de los pueblos, algo más importante aún. Pueblos separados por pocos kilómetros pero distanciados a mil millas por la orografía, las costumbres y los oficios (y las malas carreteras). Quizás el verdadero acto de fe sea esto, que las gentes peregrinen juntas a millares, unidas por la necesidad de dar agua a sus campos, y comida a sus hijos. Ese, sin duda, es el verdadero lamento que hace que las nubes se junten y den maná del cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s