Son, ocho candidatos son, ocho nada más

Al lío señores. Creo que están todos los que son pero seguro que son todos los que están. Ocho candidaturas ocho, algo nunca visto, para hacerse con el ‘trono de hierro’ (siguiendo con este símil que hace semanas acuñé a las elecciones municipales con la popular serie americana) en la capital maragata. Una sopa de letras que puede partir la tarta consistorial en mil pedazos y crear un espacio político nuevo en Astorga.

Fíjense que baile le metemos al abecedario: PSOE, PP, IU, UPL, PAL, C’s, CRA y DR. Para los no versados, además de los dos ‘gordos’ tenemos a Izquierda Unida, la Unión del Pueblo Leonés y el Partido Autonomista Leonés. Además y por primera vez concurren Ciudadanos, Ciudadanos Rurales Agrupados y Democracia Regionalista. A mí me costó aprenderlos, y eso que no tuve más remedio.

¿Qué ofrecen? ¿Por qué votarles? ¿Las nuevas formaciones son de izquierdas o de derechas? Preguntas que no tienen fácil respuesta en estos momentos porque ninguno ha presentado su programa, aunque algunos ya lo llevan trabajando muchos meses, como el caso del PAL o de IU. Otros como Ciudadanos, con Martínez Valdueza al frente, quieren enganchar también por el arrastre del tan de moda Albert Rivera, quien ha supuesto una verdadera irrupción en el panorama político nacional.

Llama la atención la desbandada de concejales del Psoe de Astorga. Habrán leído que la actual responsable de Medio Ambiente, Isabel de la Iglesia, quiere la alcaldía y para ello se ha unido al CRA, que comanda el alcalde de Valderrey, otro exsocialista, Gaspar Cuervo. Mucho tendrá que hacerse oír la buena de Isabel cuya propaganda en la ciudad no es del todo buena, ni justa, todo hay que decirlo.

Tomás Arconada no ha presentado a los medios ni lista, ni candidatura, ni absolutamente nada. Democracia Regionalista nutre al electorado de una serie de videos recorriendo diferentes puntos de Astorga donde piden/proponen soluciones. Todo muy vago, algo insulso, sin saber muy bien donde quieren ir. Tiempo tienen, habrá que esperar.

Los partidos leonesistas juegan en clara desventaja uno frente al otro. A penas se ha sabido nada de la UPL estos años, sin representación en la bancada. Pero eso ya no es excusa. Izquierda Unida tampoco la ha tenido y no han parado un instante de hacerse ver y escuchar. Ojo con Carmen Villaverde, mucho curro y con el coordinador Jañez en estado de gracia por ímpetu, ideas y trabajo, si consigue llevarse también los votos de Podemos (que no se presenta a las locales) tiene opciones de hacer algo importante.

Lo que decía, Ricardo Pomar (UPL) tiene mucha tela que cortar si quiere sacar al menos un concejal. Difícil lo tiene. Pablo Peyuca es la cara del leonesismo en la ciudad. En 2007 quiso entrar en el Ayuntamiento y entró. En 2011 pretendió ser la llave y lo consiguió. Imagínense ustedes cual es su propósito ahora. Acertaron. El joven Peyuca se ha hecho mayor y quiere ser alcalde. En la oposición ha demostrado de lo que es capaz. Qué pasará si llega a reinar en Poniente. Eso, de momento, no se sabe.

El PP recurre al concejal Arsenio Fuertes para intentar llegar a la alcaldía. Que nadie se engañe. Una gran mayoría de la gente en Astorga está deseando votar al PP, solo hay que ver lo que sucede en las generales, europeas y autonómicas. Arrasa. ¿Qué ha pasado en las últimas dos décadas? Pues que a los ‘peperos’ locales no les ha entrado por el ojo el candidato. Es así de simple. Con Arsenio la cosa puede cambiar. Un joven profesor con mucha implicación en la ciudad y con algo importante. Cae bien a la gente. Al loro marinero, algo tan simple y tratándose del PP puede ser lo único que necesiten para gobernar. Veremos.

A mi buena amiga Victorina Alonso le están creciendo los enanos en el circo que han preparado en las filas socialistas maragatas, donde han tenido de todo. Ahora, la última, ver al concejal de Hacienda Julio Ramos hablando en los medios y contándonos que la alcaldesa había dado ordenes a los funcionarios de la ‘casona’ para que no le facilitaran ningún tipo de documento. Algo que ella le negó pero que no ha refrendado. Y Ramos quiere irse montando el ruido que no hizo en los cuatro años anteriores. Lo tiene difícil Victorina pero yo no la daría por muerta. Sería un error. Muchos astorganos la siguen mirando con cariño. El mismo que ella dispensa a todos allá por donde va.

Son, ocho candidatos son, ocho nada más, para dar la vuelta a Astorga…ven, con nosotros ven, lo pasaremos bien…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s