El último Maragato

David Andrés es un tipo diferente. A su edad, 31 años, los jóvenes tienen, digamos, otras miras, otras inquietudes, mirando casi siempre más al asfalto que a las piedras del camino. Este maragato de nacimiento, pasión y devoción dedica sin embargo buena parte de su tiempo a esta comarca, que como escribía la escritora Concha Espina en su obra ‘La Esfinge Maragata’, es “de nombre sonoro y muerta fisonomía”. Una tierra en pleno proceso de total despoblación que ha encontrado en este tamboritero un bastión de resistencia. David Andrés rezuma Maragatería por los cuatro costados y eso se nota. Desde su blog, ‘El tamboritero maragato’, propone actividades como por ejemplo un taller de castañuelas desarrollado en el pueblo de Piedralba y que finalizaba hace tan solo unos días con una participación de unas 25 personas, que pudieron aprender a tocar este tradicional instrumento, parte indispensable del folclore popular; “es indispensable que no se pierdan este tipo de cosas, que la gente sepa y pueda seguir enseñando”, apunta convencido el maragato.

Pero esta página creada por Andrés es un auténtico diario de la zona. Punto de encuentro para muchos particulares y empresas de la comarca que tienen aquí un nexo de unión para conocerse y entablar relación. Casi 800 personas se han unido ya a este grupo de Facebook creado por David y en donde se puede ver todo lo referente a la zona.
Además en este grupo de la multitudinaria red social expone historias de los pueblos, fiestas y actividades, noticias, folclore de la zona pero también de paisajes aledaños como La Cabrera o el Bierzo. Sus fotografías antiguas, de viejos arrieros de finales del siglo XVIII y XIX son celebradas entre los miembros de esta comunidad que crece cada día.

Pero David es mucho más, comenzó con 15 años a aprender música tradicional de la comarca. La flauta y el tamboril sobre todo; “empecé con el maestro Paco de Val de San Lorenzo y estuve con él dos años, luego he procurado recopilar todo lo que he podido para seguir conociendo sones”, apunta. Ha participado en varios documentales realizados sobre la comarca, el último para el programa ‘En portada’ de Televisión Española, emitido hace unos meses en ‘La 2’. Acude a decenas de fiestas aportando su música, “empecé en una fiesta hace ya varios años y ahora voy a muchos pueblos, intento que los bailes no se pierdan”, esgrime, “la Maragatería tiene una peculiaridad y es que la gente de los pueblos sale a bailar, conoce los pasos, eso no ocurre en otros lugares, esto no puede morir”. Tal es su nivel que en 2013 ganó el concurso de tamboriteros en el célebre Martes Mayor de Plasencia, reconocido evento de folclore a nivel nacional. También imparte clases en ‘Arlafolk’, que es la asociación del Reino de León de amigos del folclore. Una pasión, la de tocar flauta y tambor que incluso le llevó a ser el primer maragato vestido con el traje tradicional en tocar en la cima del Teleno.

Pero además este joven, que trabaja en un negocio familiar de panadería y pastelería en Astorga pero que vive en el pueblo (maragato por supuesto) de Piedralba, también es reconocido por estudiosos y escritores como todo un experto en la materia. Uno de ellos, José Manuel Sutil, director del archivo diocesano de Astorga, historiador e Investigador Mayor de Maragatería, apunta que “David es una alegría para todos, que un chico tan joven se interese de esa manera por la tradición y la historia de la Somoza (antiguo nombre que recibía la zona) es algo tan necesario como bueno”.

Y es que este nieto de panaderos tiene sus propias teorías sobre el misterio que arrastra esta comarca, sobre su origen e historia pero también sobre los problemas que la acucian en estos momentos. “La despoblación es ahora la máxima preocupación para la subsistencia de estos pueblos”, advierte, “los ayuntamientos o juntas vecinales tienen que ofrecer ventajas importantes para que la gente quiera instalarse de nuevo en los pueblos”, y pone de ejemplo, “quizás con rebajas o anulaciones de impuestos municipales, cesiones de terrenos u otro tipo de medidas que vayan por ahí se puede conseguir esto”. Algo que ya se está intentando en algunos lugares, como Prada de la Sierra, un pueblo donde una asociación intenta recuperar casas y vida. El tamboritero reconoce que los pueblos más cercanos a Astorga como Val de San Lorenzo “tienen un mejor futuro” pero otros como Manjarín, Prada o Molinaferrera “tienden a desaparecer totalmente”.

La historia y el origen de la comarca es otro punto de debate entre historiadores y académicos pero en el que el joven de la familia Andrés también tiene su propia opinión: “yo creo que el origen de los maragatos está ligado a la figura de Fray Sarmiento, que fue el primero que empezó a debatir sobre la figura de los habitantes de esta zona”.

David cree en este sentido que “los maragatos eran moriscos, moros cristianizados que se asentaron aquí, simplemente”, y advierte “hubo gente que quiso tapar a lo largo de los años la procedencia real de los maragatos y este fraile nunca lo quiso esconder”. También asume que el origen de la palabra que los identifica es confuso, tal y como apuntan otros estudiosos, “creo que es un mote que recibían, pero no se sabe de dónde viene”, y apunta posibles pistas “pudiera ser de la maragota, un pescado que transportaban desde Galicia los arrieros, o bien por bragas del traje e incluso de un pueblo bereber que se llama ‘maragath’”, nada se sabe a ciencia cierta.

David Andrés también opina sobre otro de los temas que suelen crear discordia en esta parte del suroeste de León. ¿Cuál es la capital de la Maragatería? Se preguntan muchos; “depende” contesta David. “Desde un punto de vista histórico, donde mayor actividad arriera se concentró en la edad de oro de la zona es el pueblo de Santiagomillas”, que incluso llego a tener una empresa de diligencias para el transporte de pasajeros y mercancías, aunque matiza, “en estos momentos la economía se mueve en Val de San Lorenzo, se podría decir que es la actual capital por industria y habitantes”, y ofrece una tercera opción, “Santa Colomba de Somoza sin embargo aglutina la mayor cantidad de pueblos bajo un mismo municipio, 16, y además es el de mayor extensión”.

De conversación tranquila y pausada, a David Andrés se le nota pasión por lo que cuenta y enlaza temas durante la conversación que dan una magnifica visión general de una de las zonas más peculiares de la provincia de León. Si se le pregunta por el futuro cambia el gesto “si consigues que 15 personas aprendan la jota maragata, u otro tipo de bailes de aquí y lo enseñen a otras cinco; si logras que algún chaval vaya cogiendo afición por el tambor y no se pierda la cultura popular ya se ha logrado mucho”. David, el último maragato, lucha cada día por eso, por no ser el último.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s