Me convertí en hijo cuando cuidé a mi padre

En menos de año y medio me veo otra vez en este lugar, dirigiéndome a ustedes para mostrarles mi gratitud. Teniendo que tragar saliva a litros para volver a escribir estas pocas líneas sin desmoronarme. Como les dije en aquella ocasión: espero lograrlo, y si no, ustedes lo entenderán.

Hace algunas semanas mi padre mostraba su pulgar hacia abajo, indicando, cual gladiador abatido, que era hora de saludar antes de morir. Ese era su deseo, más poderoso que sus hijos o sus nietos, más fuerte que cualquier medicina. Inquebrantable aspiración a la que quería llegar sin demasiada demora, por mucho que nos empeñáramos en burlar un poco más su destino los que estábamos a su lado. Lolina, como decía él, lo estaba esperando y mi padre solo pensaba en subir todos esos peldaños. Y ascendió, con paz, tranquilidad y sosiego. Ayudado siempre por ella, que no lo dejó sufrir ni un instante más del necesario, que ya fue mucho.

Lejos de lamentarse, lejos de desfallecer… es hora de dar las gracias. Y darle las gracias, en primer lugar por dejarme cuidarle. Y es que ahora sé (gracias a la doctora Gema, nuestro Ángel de la Guarda) que uno no es hijo hasta que no cuida a sus padres. Para mí ha sido un honor, y un orgullo, escuchar como la enfermera me decía que no quería hacer tal o cual cosa hasta que yo no llegara de trabajar. Como posó en mis manos su vida entera. Es un acto de amor como nunca había visto. Haber podido vivirlo, aún bajo la tormenta, ha sido una de las experiencias más importantes de mi vida. Escribo por su puesto también con el puño de mi hermana Estefanía, mi gran pilar en esta triste época.

Gracias papá por todo lo que has sido, por tu bondad y por tu pasión por nosotros. Gracias por enseñarme a vivir con mis defectos y virtudes, con mis penas y alegrías. Gracias por combatir mi mal genio con tus enfados de cinco minutos, que mostraban siempre la otra mejilla. Y lejos de cosas tan trascendentales, tan vitales, tan manidas en muchas casos pero no por ello menos ciertas, gracias por enseñarme todos esos pequeños placeres de la vida. Como las películas de Jonh Ford, las tardes en Santiagomillas o el arroz caldoso con verduras.

Gracias por tus desvelos, tus esperas y tu infinita paciencia, que nunca se agotó. Demostraste al mundo que se puede vivir sin enemigos, que se pueden decir las cosas más duras sin crueldad, con valor y con respeto siempre. Eso hizo que la gente te quisiera, y apenas pudieras dar un paso por la calle de tu querida Astorga sin saludar a este o aquel.

Hoy, cuando solo se habla de muerte, tengo que dar las gracias a la vida por haberme permitido disfrutar de alguien como tú. Ahora seguiré disfrutando de tu familia, de tus hermanos y sobrinos, mis primos, que nos han demostrado en todo este tiempo ser padres y hermanos para nosotros. Gracias a todos esos luisñones porque han sido un tremendo bastón en este tiempo. Una familia grande en todos los sentidos. La gran familia de un gran tipo.

Ahora, ya con tu querida Loli, échanos un vistazo de vez en cuando a los que quedamos por aquí, no sea que nos tengas que dar un toque de atención. Muéstranos ese camino por el que transitaste porque por él quiero pasar yo también. Si conseguimos hacerlo sabremos que algo bueno dejamos detrás, como hiciste tú. Gracias a todos.

Anuncios

3 pensamientos en “Me convertí en hijo cuando cuidé a mi padre

  1. Álvaro, tus palabras, con las que me identifico totalmente, por haber pasado por un proceso similar, me han emocionado.
    Te acompaño en tu duelo, en tu dolor, en tu sentimiento. Un fuerte abrazo.
    María Ángeles Sevillano.

  2. ERES UN HIJO EJEMPLAR.HAS ESTADO AL LADO DE TU PADRE EN SUS MOMENTOS DIFICILES, QUE LE HAN DADO MUCHO ANIMO PARA EMPRENDER SU ULTIMO VIAJE.JO ME ACUERO MUCO DE FERNANDO Y SIEMPRE ESTARA EN MI CORAZÓN Y TODA LA FAMILIA VUESTRA…….. Dr. IHSAN SALAHI….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s