Aquí están (estos son) los bomberos de León

Así, con un buen capote ha toreado la Diputación Provincial el asunto de los parques comarcales de bomberos en León. Muletazo para acá, muletazo para allá. El señor presidente, Martinez Majo, advierte, meses después de la fecha prometida para el anuncio, que la manera en que se ha hecho era la única “legal” posible, algo, digamos, matizable. En cualquier caso, parafraseando el popular dicho de la tierrina, “aquí están, estos son, los bomberos de León”. Una fórmula a medio camino entre lo público y lo privado, más tirando a lo segundo. Desde luego vista la gestión de los bomberos forestales, las famosas Brif, podemos rogar al cielo que tengan más tino con los urbanos. Recemos para que en unos años no veamos huelgas, sueldos miserables, condiciones de trabajo lamentables, familias pendientes del ‘ahora sí, ahora no’, porque la empresa de turno quiera sacar rédito del dinerito público a costa de empobrecer el servicio. Un servicio, como pasa con otros como la conservación de carreteras, por ejemplo, que tiende al enriquecimiento de algunos, las malas condiciones de otros y el empobrecimiento, en toda la amplitud de la palabra, de todos sus usuarios.

No seamos mal pensados señores, veamos, al menos de momento, a unos fornidos bomberos apagando fuegos, atendiendo accidentes, inundaciones o bajando gatitos del árbol, contentos y felices porque tienen un sueldo acorde a su categoría, una categoría acorde a su desempeño y un feliz desempeño con suficientes medios y materiales a su alcance. Y todo, por supuesto, a su debido tiempo, llegando puntuales a los siniestros, evitando males mayores, cosa a deber en las salidas de los profesionales de la capital, como es lógico. Veremos. Lo que de momento es un despropósito, y difícil veo que se corrija, es la ubicación para uno de los parques principales, que tiene que atender a las localidades de Astorga, La Bañeza y sus comarcas, y subrayen esta última palabra. Y lo digo yo, que tengo mi residencia habitual en Astorga, y que si se me quema la casa (por segunda vez) siempre será mejor para mis intereses que el parque más cercano esté a dos kilómetros que a 20.

Pero oigan, seamos sensatos. El terreno de las antiguas instalaciones de Fundosa en Celada de la Vega, que por cierto es privado, no es la mejor ubicación. Por cuestiones demográficas, de probabilidad, de estadística e incluso morales, la instalación debería acercarse más a La Bañeza, el Paramo, La Cabrera… Riego no era mala solución, aunque tampoco la mejor. Y digo esto en primer lugar porque la zona de La Bañeza / Páramo tiene más población y más industria, más explotaciones y más concentración de naves. En segundo lugar los siniestros urbanos han golpeado en los últimos años más esta zona, precisamente por lo expuesto anteriormente; siguiendo por la distancia. Fíjense si los bomberos tienen que acudir a Alija del Infantado, Castrocontrigo, Truchas, Santa María del Páramo… el parque de bomberos cerca de la Maragatería (y lo dice este escribiente con casa en Santiagomillas) o la Cepeda está muy bien, pero comparen ratios de población. Es una cuestión de buscar el punto más equidistante, y también más sensato. Me pregunto donde se hubiera colocado este parque (mismos técnicos redactores del plan mediante) si la Diputación hubiera estado en manos del Psoe, o si el Consistorio bañezano fuera regido por el PP.

Luego entra la cuestión moral. La zona bañezana ha peleado por ese parque con uñas y dientes, golpeada duramente en empresas como Gus, Hipermueble (en Riego) o Embutidos Rodríguez (Soto de la Vega), por no hablar del fallecido en La Bañeza hace un par de años o el edificio calcinado la noche vieja pasada en el centro de la antigua Bedunia. Desde luego en Astorga no he visto nunca un movimiento social tan reivindicativo con el asunto. En cualquier caso ‘chapó’ para el ejecutivo maragato, su objetivo (como el de los bañezanos) era llevar el parque a su ciudad y lo han logrado. Creo que la mejor, aunque improbable (por no decir imposible), opción pasa por dejar el servicio en Astorga pero dotar también a su vecina localidad de bomberos profesionales (aunque no haya 16), no solo los aguerridos voluntarios, que bastantes fuegos apagan ya. Pero claro, no hay dinero y me parece que tampoco voluntad política. En León como casi siempre las cosas las hacemos peor de lo que deberíamos. Y ya no sé si es cuestión de genética o de simple tontuna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s